4 cosas que debes saber sobre la ansiedad en la adolescencia

La ansiedad es como el fuego: puede mantenernos seguros y abrigados, o devastar por completo nuestra propiedad y nuestras vidas. Es bueno estar un poco ansioso a veces. Al caminar por la noche por la calle desierta, la ansiedad nos mantiene alerta y listos para luchar o tomar el vuelo en caso de que surja una situación peligrosa.

Pero para muchas personas, especialmente los adolescentes, la ansiedad puede convertirse en la norma en lugar de la excepción. Simplemente entrar en un salón de clases o estar con un grupo de personas que no conocen puede convertirse en una situación de crisis. Y, entre más experimentan estos eventos de miedo, la ansiedad se convierte en una condición crónica.

Aquí hay 4 cosas que los padres y maestros deben saber sobre la ansiedad en el adolescente.

  1. La ansiedad se refiere a síntomas físicos asociados con pensamientos negativos

Los pensamientos negativos como “Nadie me quiere” o “Todos pensarán que soy estúpido” son lo primero. Estos pensamientos son seguidos por síntomas físicos como dolor de estómago, diarrea o temblores y respiración superficial. Los jóvenes necesitan aprender cómo cambiar su forma de pensar (“Esto se sentirá incómodo pero estaré bien”), pero también enfrentar el estrés físico (tomar respiraciones lentas y profundas). Esto ayudará a los niños a saber, sin lugar a duda, que pueden manejar sentimientos incómodos en lugar de evitarlos.

  1. Lidiar con la ansiedad requiere habilidades para resolver problemas

La vida está llena de incertidumbres y áreas grises. Los padres de niños muy pequeños los ayudan a navegar en estas situaciones. Pero los adolescentes deben estar equipados con habilidades de resolución de problemas para poder tolerar la incertidumbre en lugar de evitarla, ya que la evasión solo empeora las cosas y le da más poder a la ansiedad.

  1. La Mente Adolescente es Más Sensible al Estrés Ambiental

La mente adolescente es un revoltijo de cambios químicos que pueden hacer que cualquier situación parezca tiempo pasado en una casa divertida. Estos cambios hormonales hacen que la adolescencia sea un momento particularmente desafiante para lidiar con la ansiedad.

  1. La ansiedad es un ciclo vicioso

Cuando los jóvenes están ansiosos, es fácil para los adultos que los rodean ponerse ansiosos como respuesta. Pero, cuanto más ansiosos están los padres y maestros, más controladores e inflexibles pueden llegar a ser.

Como adultos, es importante que manejemos nuestra propia ansiedad con nuestros niños y estudiantes para que podamos manejar la situación general de manera mucho más efectiva.

Si usted o un ser querido tiene problemas de ansiedad, la terapia puede ayudar. Si está interesado en explorar el tratamiento, contácteme hoy. Me encantaría hablar con usted sobre cómo puedo ayudar.

Speak Your Mind

*



jeanette@littlestepsgiantleaps.com
714-913-6040
Jeanette Razo-Gonzalez, LCSW verified by GoodTherapy.org

Send a Message